miércoles, 31 de octubre de 2007

Di si ke! De parques y demás


Bei Hai, parque maravilloso y milenario. El domingo amanecí con ganas de salir de paseo, recuerdos de Madrid...Sola. El día amaneció soleado, eso sí, mucho viento, pero dado el invierno que nos espera a menos diez grados y menos hay que aprovechar cualquier día bueno.

Siempre me he tomado mi tiempo para ponerme en marcha, hacia las dos de la tarde por fin salí de casa camino del metro que tengo cerca de casa (Dongsishitiao). No hay una combinación que pille bien hasta el parque o cercanías, pero me apetecía pasar por Tianamen primero. Desde allí media hora de paso ligero hasta el parque. Miradas miles de chinos, solicitud de fotos varias con ellos. La risa...

El área del norte de Beijing sorprende por la cantidad de árboles, parques y lagos. Mi sonrisa se iba ampliando a cada paso. ¡Por fin, por fin! Ya estoy dentro, cruzo un puente hacia una isla culminada por una pagoda tibetana. Salgo de ahí, sigo paseando, muchos rincones, muchos parques dentro del parque, barcos por el lago, taichi, dragones y sol de otoño. Ha sido un domingo feliz, ausencia de bola, paz interior.
Ayer miércoles volví al mismo parque con la excursión semanal que nos prepara la academia. Igual de bonito, más sorpresas. Los chinos bailan y cantan en los pabellones del parque, niños vestidos de jirafa pescan peces en el lago de la antigua casa de retiro del emperador... Al salir por la puerta norte del parque decidimos cruzar para ir a Houhai, más lagos y bares muy chulos. Paseo por los hutongs y dos gin tonic de media tarde, ¿por qué? Ayer se celebraba Halloween, fiesta absurda que nunca me ha gustado, jamás me disfracé para tal noche y de momento mantengo la tradición. Ayer lo hubiera hecho de haber encontrado un disfraz de oso panda. Tengo un año para encontrarlo.








miércoles, 24 de octubre de 2007

Di san Ke! Tian tan gong yuan


Hoy después de la academia hemos ido con una profesora loca al templo del cielo, otro de los cuatro templos de sacrificio que hay en Pekín (los otros, el sol, la tierra y la luna). Se supone que es el lugar más atractivo de Pekín, después de la ciudad prohibida y la gran muralla. El recinto y los distintos templos fueron construidos en 1420, allí las dinastías Ming y Qing realizaban sus rituales de sacrificio cada solsticio de invierno. Las simetrías son perfectas y todo gira en torno al número nueve, el número que representaba al emperador. Aparte de lo impresionante de los templos, el ambiente que se respira en el parque es lo que más llama la atención, lleno de chinos jugando a las cartas, paseando o volando cometas.

Existe un templo circular de 65 metros de diámetro que se llama Echo Wall, si dos personas se situan en dos puntos opuestos del mismo se pueden escuchar hablando en tono normal. Nosotros lo hemos comprobado y funciona aunque eso sí, hemos tenido que gritar un poco ya que estaba lleno de chinos gritando alrededor y dando palmas para escuchar el eco, eco, eco...

Intentaré volver un día pronto por la mañana para ver a los abuelos hacer taichi.

Marcho a hacer un poco de chino que hoy tenemos cena con una francesa y unos periodistas españoles que han venido de avanzadilla de los JJ.OO.

martes, 23 de octubre de 2007

Di er ke! En el supermercado


Con prisa porque he de marchar al gimnasio (sí sí, al gimnasio, ¿quién soy? no lo sé, jamás pensé que me vería en estas misiones diarias, pero bueno) escribo para contar la experiencia en el supermercado con la profe de chino, nuestra estimada En Laoshi (o quizá es Eng Laoshi). El caso es que parecíamos extraterrestres en un mercado de fruta, la profesora iba avisando a los tenderos (laoban) para decirles que nos dieran conversación que éramos unos pobres estudiantes que queríamos practicar nuestro chino y comprar unas cosillas. A todo esto esta profesora sólo habla chino y claro no nos entendemos con ella todo lo que debiéramos. Bueno sí, habla alemán también, así que imaginad el cambio de chip que tengo que hacer para entenderla, y luego de nuevo volver al chino. En el vídeo se aprecia cómo nuestra pequeña En habla en alemán-chino para explicarnos que la verdura en cuestión es una remolacha.

Y así siguen los días. Por fin tengo internet en casa, viva! viva!, aunque por supuesto esto no asegura que vaya a tener hotmail siempre.

Mañana tenemos visita al templo del cielo, poco a poco me voy haciendo con el Beijing mágico y con el Beijing práctico. Beijing at night tristemente es ya muy conocido, las horas no dormidas van pesando.


video

domingo, 21 de octubre de 2007

Di yi ke!


Pensé que nunca entraría en el juego del blog, pero ahora que me encuentro en China los problemas de comunicación no me permiten escribir todo lo que quisiera ya que el hotmail no funciona en este país. A las seis de la mañana se supone que va bien, pero ya tengo bastante con despertarme a las seis y media para ir a clase de chino.

Hoy fue el primer día que me he levantado descansada (dos semanas me ha costado), y el plan ha sido ir al mercado de antigüedades de Panjiayuan y luego al parque de Ritan, del templo del sol. Se agradece un paseo por el parque, apetece respirar hondo aunque sea un peligro para los pulmones, el aire de Beijing no es el más limpio que digamos. El "ministerio" hace cosas grandes para cambiar el tiempo cada día, que haya blue sky days en Beijing y que en las olimpiadas el tiempo esté perfecto. Cada día nos preguntamos qué nos tiene preparado el ministerio para el día siguiente...


Mañana creo que compraré la bici. En el fondo da un poco de miedo ir en bici en esta ciudad donde el tráfico es un caos. Aunque bueno, el tráfico loco no es algo nuevo de esta ciudad (véase Nueva Delhi, BKK o El Cairo...)